Buscar

¿Qué procesos mapear primero?

Actualizado: 21 de oct de 2019

Cada empresa es un mundo y dentro de ellas siempre están pasando muchas cosas. Habiendo trabajado con ya más de 50 empresas, me parece impresionante lo fácil que puede ser para un director perder la noción de cómo funcionan las cosas dentro de su propia organización.


Una buena forma de mantener claridad al respecto es describir, revisar y actualizar constantemente los procesos importantes para la empresa. El problema es que a veces los directivos se sienten abrumados por no poder describir los procesos a la perfección o al darse cuenta de que las descripciones acaban estando llenas de errores cuando quieren ponerlas en práctica.


Pero incluso los errores pueden ser útiles. Para entender el mundo, los cartógrafos medievales hacían mapas tan inexactos y estaban llenos de tantos errores, que verlos hoy provocaría sonrisas en cualquiera que haya visto el mundo a través de Google Maps. Si aquellos cartógrafos no se hubieran atrevido a trazar sobre papel concepciones sobre terrenos que no conocían, nunca hubieran descubierto el Nuevo Mundo y no hubiéramos podido llegar a tener mapas con el nivel de exactitud que tienen ahora.


Por suerte hoy en día tenemos muchas herramientas que pueden facilitar el proceso de mapear los procesos de la empresa y existen muchas formas de hacerlo. Desde los modelos SIPOC y hasta una simple check-list. La cantidad de procesos que se deben describir, qué tipo de mapeo utilices y hasta qué grado de detalle lleguen las descripciones de tus procesos depende 100% de las necesidades de tu empresa.



Si quieres saber más...




Pero independientemente de la industria en la que te encuentres y de qué manera prefieran mapear sus procesos, hay cuatro que son de esencial importancia y deberías tener descritos y monitorear regularmente para evitar cuellos de botella que entorpecen tu negocio y lo pueden llevar al descontrol.


I. CONVERSIÓN DE CLIENTES


El proceso de conversión de clientes o funnel de ventas es un gran ejemplo de uno que contiene muchos subprocesos, todos los cuales son igualmente importantes para cerrar a nuevos clientes.


La conversión de clientes puedes dividirla en cinco etapas. Dentro de cada una hay varios otros procesos que se pueden definir, documentar y gestionar para altos niveles de productividad y ejecución de ventas. Estas etapas son:


  1. Identificar un comprador potencial

  2. Primer contacto entre el potencial y tu producto/servicio

  3. Establecer la relación entre tu oferta y sus necesidades