Buscar
  • Andres Uzeta

¿Sabemos trabajar en equipo?

Actualizado: mar 4

El saber trabajar en equipo parece ser un requisito que todas las empresas buscan en los

candidatos, y pareciera ser que la pregunta ¿sabes trabajar en equipo? se ha vuelto obligatoria en las entrevistas de trabajo, sin mencionar que la gran mayoría contesta con un rotundo "sí se".



Si quieres saber más...




El problema es que no muchos sabemos que existen diferentes tipos de equipos, según el requisito del problema o la magnitud de la situación. Es importante entender las dinámicas de trabajo de los equipos para poder aprovechar la colaboración y enfocar los resultados hacia los resultados de la empresa. Por esa razón les compartiré cuáles son los seis tipos de equipos de trabajo que existen y las cuatro etapas por las cuales los equipos deben cursar.


a) Tipos de equipos:


Equipos de liderazgo - Los equipos de liderazgo suelen coordinar a sub equipos para atacar problemas específicos. Se acude a ellos por el amplio conocimiento que tienen y a menudo incluye un comité directivo, cuyo trabajo es seleccionar proyectos de mejora importantes y monitorear el progreso de esos proyectos.


Equipos de solución de problemas - Estos equipos son creados para resolver un problema en particular, después de resolverlo, se disuelven o pueden permanecer activos para abordar problemas que se detonen como consecuencia de la acción correctiva. Los equipos de resolución de problemas pueden ser departamentales o pueden tener funciones

cruzadas dentro de la organización y al igual que los equipos de liderazgo, probablemente

recopilarán y analizarán datos para encontrar soluciones a los problemas.


Equipos por proyecto - Los equipos por proyecto, como bien lo dice el nombre, suelen ser equipos temporales enfocados a un objetivo que suele involucrar la mejora de calidad. Estos equipos se conforman por cuatro a ocho miembros principalmente, sin embargo, pueden tener miembros temporales que asisten a reuniones o se involucran solo cuando se necesitan sus habilidades más técnicas. Podrían sonar muy similares a los equipos de resolución de problemas, pero hay una diferencia importante. Los equipos de resolución de problemas se crean como una reacción a algo que ha salido mal, mientras que los equipos por proyecto se crean para lograr cumplir con un objetivo o mejora importante.


Equipos naturales de trabajo - Estos equipos se conforman de personas que trabajan juntos diario, generalmente en la misma

área de la empresa. Podrían no considerarse como un equipo en un entorno más tradicional, pero en un entorno de alto rendimiento, la mentalidad del equipo se cultiva activamente; Suelen trabajar físicamente juntos.


Equipos auto dirigidos - Son una extensión altamente capacitada y desarrollada de los equipos de trabajo naturales. Se les da mucha más autoridad que a otros equipos de trabajo y toman muchas de las decisiones que alguna vez tuvieron los gerentes. En algunos casos, estos equipos incluso contratan y despiden a los miembros de los equipos, toman decisiones sobre horarios de producción, de trabajo, pedidos de materiales y esfuerzos de mejora.


Equipos virtuales - Hoy en día se ha aumentado la popularidad de estos equipos gracias a la tecnología y a la capacidad de conectar gente a distancia. Esta formado por individuos que raramente se ven, pero se comunican y trabajan la gran parte del tiempo a través de la tecnología. Algunas empresas globales, utilizan a equipos virtuales de ingenieros en sistemas por ejemplo.



Si quieres saber más...



Ahora que sabemos que existen diferentes tipos de equipos, debemos entender las diferentes facetas por las que pasan los equipos de trabajo. Dichas fases fueron identificadas por primera vez en 1965 por Bruce W Tuckman. Bruce investigó la teoría de la dinámica de grupos, analizando el comportamiento de pequeños grupos de trabajo, lo que lo llevó a publicar su teoría de las “etapas del desarrollo grupal de Tuckman”, en la cuál describe las 4 fases del desarrollo que todos los grupos deben atravesar para alcanzar su máxima efectividad. Tiempo después incluiría una quinta etapa.


Los equipos enfrentan muchos problemas y desafíos, sin embargo, también tienen muchos

beneficios. Si hablamos de los beneficios a nivel individual, los miembros logran desarrollar una mayor comprensión de su trabajo, su organización, mejores relaciones, satisfacción y compromiso dado que están atacando problemas reales.


Pero para que los beneficios ocurran, los equipos deben ser gestionados correctamente. El primer paso clave para lograr esa gestión es la comprensión de las etapas que los equipos suelen atravesar. El hecho de saber cuáles son las etapas y cómo satisfacer las necesidades del grupo en cada etapa, puede ayudar a prevenir dificultades y complicaciones más adelante.


b) Las etapas son las siguientes:


Etapa de formación - La formación es la primera etapa para los equipos, algunos estarán emocionados mientras que otros estarán nerviosos o incluso confundidos. En este punto es probable que ni siquiera entiendan lo que tienen que hacer, no se conocen todos

y honestamente el equipo no es muy productivo que digamos. Es una fase en la que los miembros están explorando los límites del comportamiento grupal, realizan intentos de definir la tarea y cómo realizarla, definen qué información necesitan.

Aquí los miembros suelen esperar a que se les diga lo que tienen que hacer y dirigen la gran mayoría de la comunicación con el líder del equipo. Pueden desviarse del problema principal con facilidad y como miembros del equipo ponen quejas de la organización sobre la mesa o las barreras que tienen para lograr el éxito del proyecto.


Etapa de enfrentamiento - Esta etapa puede resultar ser muy difícil tanto para los miembros del equipo como para el líder. Han comenzado a adquirir más confianza para decir sus opiniones, pudiendo generar conflictos entre algunos miembros. Ante el conflicto surge la ansiedad, frustración, cuestionamiento y competencia por influir personalmente, mientras que otros preferirán retirase. Se basan en ideas anteriores basadas en su propia experiencia y no hay mucha apertura a las ideas de los demás, por lo que es importante dejar en claro que esta es una parte normal del desarrollo de equipos.

Cualquier ayuda de facilitación, entrenamientos interpersonales y buena comunicación, ayudarán a sobrellevar exitosamente esta complicada etapa.


Etapa de normalización - Aquí es cuando los miembros comienzan a unirse y a trabajar como equipo. Comienza a crecer un sentimiento de pertenencia e identidad del equipo, mejora su escucha y la forma en que resuelven sus diferencias. Se vuelven más relajados conforme mejora el enfoque en los objetivos establecidos, la confianza se va construyendo y aparecen conductas positivas de los miembros. Se pueden ofrecer y recibir críticas constructivas porque se aceptan las debilidades de cada uno en esta etapa de normalización y se siguen las reglas que han establecido sin cuestionarlas. Comienzan a notarse la cosecha de las semillas sembradas como equipo, hay una gran satisfacción con lo que se está logrando, no solo crece y aprende el equipo, sino que también los miembros individuales muestran un crecimiento intencional porque pueden prevenir problemas y conflictos y seguir trabajando aún con éstos presentes.


Etapa de disolución - Es momento de que se disuelva el equipo porque el proyecto ha terminado. Sin embargo, esto no quiere decir que es momento de ir por caminos separados, antes que nada es necesario un momento de reflexión individual y de equipo. Se recomienda una reunión final para analizar ¿qué se hizo bien en términos de proyecto y de procesos de equipo, qué aprendieron individualmente , se lograron desarrollar ideas o soluciones que podrían replicarse en otras áreas de la organización? Y, finalmente, es necesaria una celebración para reconocer el gran trabajo que ha hecho el equipo adicional a sus tareas habituales. Esto debe ser reconocido públicamente, para generar una oportunidad para que otros empleados se interesen en formar parte del próximo equipo.


Ahora que sabemos cuáles son los tipos de equipos y las etapas por las que tienen que pasar, podemos aprovecharlos de mejor manera dentro de nuestras empresas y de manera correcta. Los equipos deben tener un objetivo claro, no olvidemos definirlo, analizar el tipo de equipo que necesitaremos y comunicarlo con las demás personas.


Recordemos que los grandes logros de las empresas no los logra una sola persona sino todo el equipo que está detrás.



Si quieres saber más...

2 vistas

©2020 by Lite Organization.

*No poseemos derechos sobre ninguna de las marcas que mencionamos. Son de carácter ilustrativo.